Que lecciones no ha dejado el pasado que aplican en tiempo de crisis (Covid – 19)

En 2020 dentro de las palabras más mencionadas en medios es “reinvención”. Pero la reinvención va mas allá a las acciones que se deben tomar de manera inmediata y forzadas por la situación actual.

La reinvención ha generado cambios permanentes no solo en las empresas sino en las formas de relacionarnos socialmente, con la familia, de liderar, de celebrar fechas importantes y de hacer negocios. Sin embargo, en el pasado ya habíamos sufrido situaciones extremas en el mundo quizás no tan graves pero que nos han dejado grandes aprendizajes empresariales para enfrentar la crisis:

1. Después de la gran crisis bancaria de New York de 1873, la empresa Heinz Co cesó el rápido crecimiento económico que hasta el momento lo estaba catapultando a ser pionera en el sector alimenticio. Sin embargo, no fue ajena a los estragos que generó esta crisis y la gran mayoría de socios decidió hacerse a un lado. La crisis fue de tal magnitud que su fundador Henry Heinz vendió hasta los muebles para salir adelante. Las principales lecciones de esta empresa en medio de la crisis fueron:

  • Tus socios deben ser tus aliados estratégicos para que sean apoyo en momentos de grave dificultad así como para celebrar en momentos de triunfo.
  • Conoce las expectativas de tus stakeholders. Sin lugar a dudas en el caso Heinz llegaron nuevos socios a la compañía, pero desde el principio se conversaron los pros y contras del momento. Esto afectó de manera positiva a quienes habían sido trabajadores ya que fue evidente la coherencia de la comunicación de la alta dirección y quienes estaban detrás de inyectar capital. Tanto así que el recurso humano del que tuvieron que prescindir por la crisis fueron contratados nuevamente.
  • Perder el miedo al fracaso. Solo 3 años después de la crisis, Heinz se arriesgo a estrenar un nuevo producto, su famosa Kétchup.

Ha pasado más de un siglo desde la gran quiebra, pero Heinz sigue siendo pionera a nivel mundial en el sector alimentos

2. Conectividad con el cliente final. Si una empresa sabe transformar la experiencia de su usuario es Starbucks. Sin embargo, esta filosofía no estuvo presente desde el inicio de la misma. Aunque la empresa nació con el ideal de ser la mejor tienda de café, gracias al éxito que tuvo intentó diversificar su portafolio de servicio migrando al sector de entretenimiento y creó su propia disquera y produjo 2 películas. Estas decisiones no fueron favorables para la marca y fue hasta el cambio del milenio en el 2000 y su efecto apocalíptico que lo entendieron. En este año su CEO creó la iniciativa “My Starbucks Idea” donde se dio la oportunidad para que los consumidores fueran quienes compartieran sus propuestas para mejorar el servicio, el resultado de estas propuestas: volver al original, el resultado de escuchar a los clientes una de las cadenas de café más famosas del mundo.

3. Reinventarse, no requiere grandes inversiones, requiere conocer cuál es nuestra fortaleza. Un caso colombiano reciente que ha generado gran aceptación es el de Nubia e hijos. Una familia campesina que viendo como la pandemia estaba afectando la salida normal de sus productos decide digitalizarse y por medio de videos en youtube y publicaciones en Instagram buscaban vender sus productos y enseñar a sembrar en casas y apartamentos. La aceptación ha sido tal que ahora comercializan kits de siembra que llegan directo a los usuarios finales.

Si bien no podemos imitar todas las acciones que han traído éxito a otras empresas, si podemos apropiarnos de las lecciones aprendidas que las mismas experiencias nos dejan. Es importante que al interior de las compañías se documenten día a día todas las acciones que se implementan para solucionar diferentes momentos y el resultado positivo y no tan esperado de las mismas, así, de manera responsable se podrían romper paradigmas, escuchar al usuario final, escuchar lo que tienen por decirnos nuestros colaboradores y sobrepasar las crisis que se puedan seguir presentado.